losetas doradas en vuestrasnuestrasvidas

Hay letras que parecen perseguirle a uno de por vida. Los arabescos con que sus grafías nos inquietan, nos sorprenden o nos encuentran tras una esquina o en las sábanas de la soledad.

 

hay también miradas, por qué cuando pienso en miradas no pienso necesariamente en ojos, por qué cuando pienso en miradas toda la quietud todo el estremecimiento toda el alma desquician sus goznes para respirar con mi sonrisa o con mi tristura…

 

hay manos de todo tipo, manos garras, manos interesadas, a esto sumarle determinadas sonrisas profidén (eso sí sin que les acompañe la sonrisa en la mirada), manos alas, manos que uno buscó con el tiempo (así llegó mi Mariiiita).

 

hay sonidos, hermosas melodías donde uno revive momentos entrañables ligados a personas, ay los primeros amores, ay aquellas melodías que crecieron con nosotros de la mano. hay un rumio de trinos que nos viste de otoño, de primavera, de luz…

 

hay silencios, sí, hermanos míos, hay palabras que se nos rompieron comoo cristalitos ante la pérdida de un padre o de una madre; ante el silencio que perseguía la sombra de la amada la primera vez que nos dejó entre sombras, entre el silencio que la arropaba….

 

hay un violín hay un piano hay una flauta que habrá de perseguirnos siempre y que nos utilizará como lienzos, como paseos cuyas luces iremos o no encendiendo; como latidos que a cada sistole y diástole nos unirá más a las sístoles y diástoles de Mamá Naturaleza….

 

hay mi niña o mi niño unas páginas de un libro, el libro más hermoso, que me comí hace tiempo goloso… hay en cada letra emborronada en cada lágrima en cada revés o envés de la página una nueva oportunidad un nuevo amanecer una nueva madrugada un nuevo hipido de ánades,  golondrinas y zureos de palomas… estas palabras, ya también emborronadas, que como semillas, un día resolverán un paseo de farolas en otoño…

 

o tus labios, esos lienzos y pálpitos, un día me nombrarán con otro nombre, con otros latidos, con otro lienzo donde pintar… Yo ya no seré el mismo, tú tampoco… pero el crepúsculo soñará con este niño hombre  y niña mujer de ojos castaños…

0433489e7632a432c5b56c94f6dd96ad